Menu

Visión

Cuando cobramos conciencia de quienes somos, del tiempo, la vida, y de qué es la vida, nos damos cuenta que somos sólo parte de ella, ella es la belleza y la maravilla y seguirá más allá de nuestra individual y efímera aparición.

Una visión acertada

Visionamos un mundo donde hemos superado la crisis ecológica ocasionada por nuestras prácticas erróneas de la era industrial, el extractivismo y el consumismo. La ayuda mutua a través de la informática nos ha permitido enriquecer el espíritu y la mente de la gente común, lo que ha llevado a una mejor toma de decisiones.

Hemos mejorado en nuestras relaciones humanas, somos mucho más solidarios y hemos reducido las brechas económicas y sociales gracias a que hemos cobrado conciencia de lo valioso que es el bienestar de todas las células de nuestro organismo (La Tierra).

De manera sencilla logramos el concilio de los pueblos, la cooperación entre ciudadanos, y la conciencia de unidad con el organismo Tierra. Nuestros gobiernos se han descentralizado, sistematizado y han empoderado a los ciudadanos, lo cual nos ha dado propósito y compromiso.

Gozamos de energías limpias y alimentos sanos. Recuperamos los bosques y ellos son nuestro hábitat y sustento, proveyendo agua, aire y medicinas. La arquitectura evolucionada administra la energía humana y sus remanentes de forma eficiente, generando abono, alimento, energía y economizando el agua. El bosque se ha integrado a las urbes y la biodiversidad recupera espacios.

Vivimos en abundancia y solidaridad basándonos en el respeto a nuestra salud colectiva. Somos co-creadores de la realidad con más entendimiento, sabiduría y libertad.

Principios

Unidad y respeto. Reconocemos a las personas en su unicidad y diversidad, como parte del tejido humano del complejo organismo Tierra y a éste como parte de una concatenación de sistemas que se proyecta hacia el cosmos, lo cual nos brinda un sentido de unidad, empatía, pertenencia y comprensión.

Intuición y raciocinio. Reconocemos las claves que se develan gracias al razonamiento y a la intuición en la observación de los fenómenos. Dicha perspectiva integral nos lleva a tomar acción medida, pensada, sensible y consecuente para el cuidado de nuestro organismo.

Autocrítica productiva. Vigilamos nuestras prácticas y trabajamos para corregirlas y enmendar los daños que estas infligen a nuestra salud, mental, física y emocional, colectiva.

Disposición y alegría. Ponemos nuestras mentes y cuerpos a trabajar por un propósito claro, regenerar la salud del organismo al cual pertenecemos y el cual provee el sustento para la vida. Hacemos esto de manera conciliadora y proactiva con espíritu alegre.

Organicidad. Cultivamos las virtudes y las co-creamos en colectividad de manera orgánica y flexible.

Paz y diálogo. Nos aproximamos a los objetivos mediante el diálogo, el consenso y el respeto, de manera firme y decidida con estrategias que se basan en la resolución de conflictos y la cooperación.

No existen problemas sólo situaciones, en ellas podemos dialogar y decidir el rumbo que seguirá la historia.

Objetivos

General
Trabajar por la salud integral del complejo organismo Tierra inspirando a las personas a recobrar la esperanza y la fe en la unidad, fortaleciendo las relaciones de respeto y cooperación entre individuos, generando las herramientas para ello en vías de actuar asertivamente sobre los retos sociales y ecológicos del momento de manera pacífica y constructiva con un impacto positivo en el equilibrio de la biosfera.

Específicos
Ayudar a cuidar ecosistemas en riesgo vinculados al ciclo del agua y el aire en Bolivia y Sudamérica, integrando a empresas, universidades, estudiantes y viajeros en iniciativas colectivas de hábitat productivo, solidario y responsable.

Estudiar las relaciones entre el ser humano y los demás componentes del complejo organismo Tierra, los vínculos entre los factores bióticos y abióticos a fin de llegar a un mayor entendimiento de la unidad y la vida. Difundir esta información y cultura de respeto entre humanos de distintas culturas, géneros y para con el resto de la naturaleza en sus distintas expresiones.

Cooperar en el fortalecimiento de la unidad, potenciando y canalizando las relaciones humanas hacia un efecto positivo en la recuperación y conservación de los ecosistemas que proveen el agua y el aire vitales para la salud de los individuos.

Desarrollar y promover herramientas que faciliten la comunicación y aplicación de la voluntad y las virtudes de los seres humanos con respecto a lo que es más importante para la salud mental, física y emocional de la humanidad para la presente y las futuras generaciones.

Las tres acciones