Menu

I.- El Coloso del Atlántico

Oculto por millones de años, el coloso del océano Atlántico se devela ante nosotros... ¿Habrá algún motivo?

El Coloso

¿Qué quiere decir que haya una figura humana, tan evidente y de tal magnitud, grabada en la superficie del planeta Tierra?
¿Es acaso una sencilla casualidad, una curiosidad sin sentido? O quizás guarda una clave, una pista, un mensaje importante para la humanidad.

Note que se observa una imagen satelital compuesta, de muchas fotos, que devela la intimidad del fondo marino que de otro modo estaría oculto bajo la superficie de los océanos y el manto de nubes de la atmósfera. Gracias a la tecnología hoy tenemos acceso a este conocimiento.

En lo personal creo que es parte de la coherencia que se encuentra en el universo, su inteligencia intrínseca que se expresa de manera estética, como un atardecer, una nebulosa, el vuelo de una mariposa, o cualquier fenómeno natural.

Será para algunos una sencilla curiosidad, otros negarán siquiera reconocer el perfil humano, y no imagino siquiera la reacción de la comunidad científica conservadora. Para otros será un mensaje inspirador, algunos dirán divino, otros alienígena y habrá quizás a quienes esto les genere paranoia o les confirme que vivimos en un holograma.

En lo personal creo que es parte de la coherencia que se encuentra en el universo, su inteligencia intrínseca que se expresa de manera estética, como un atardecer, una nebulosa, una mariposa, o cualquier fenómeno natural que lleva en sí mismo mucha sabiduría y es dignos de estudiarse, pero depende de la capacidad del observador y de las preguntas que éste se formule.

Creo que ésta es una revelación que abre preguntas filosóficas y científicas muy profundas. Un punto de quiebre, una brisa renovadora que inspirará a místicos y escépticos. Pienso que estas formas en la Tierra encierran una gran sabiduría y que son objeto para un meticuloso estudio. Les invito a conocer las observaciones y conexiones que he hallado de momento.

ANÁLISIS

Análisis literal

• El objeto de análisis es una imagen en la aplicación Google Earth.
• Es una Imagen fotográfica compuesta tomada por satélite.
• Vista del planeta tierra a una distancia de 14.811 Km de la superficie del mar.
• Datos de imagen: Data SIO, NOAA, U.S. Navy, NGA, GEBCO, IBCAO, Landsat / Copernicus. 41°03`52“S 16°05`03“W.
• Esta imagen tiene una capa infrarrojo que devela el fondo marino y expresa la relación entre depresiones y elevaciones en tonos de azul, siendo las profundidades el azul oscuro y las elevaciones azul celeste.
• Es una imagen donde fueron retiradas las nubes.
• Luego de tomada de la aplicación Google Earth no se le hizo ninguna modificación, salvo aumentarle levemente el brillo para mejor visibilidad en dispositivos.
• Es una vista que ubica al océano Atlántico entre los continentes Antártico, África y Sudamérica y se llega a ver porción del océano Pacífico.
• En Sudamérica se hace evidente el salar de Uyuni y el lago Titicaca en el altiplano Boliviano al oeste del Codo de los Andes. Se observa también el río Amazonas, el bosque amazónico, los bosques del Chaco, y se nota la deforestación en contraste con los últimos.
• Se observa claramente una cordillera nevada al sur de Chile.
• En África se puede observar claramente el salar de Etosha en Namibia y el salar Sua Pan en Botswana. En el norte el desierto de Sahara, también se pueden observar distintos tipos de bosques del Congo y zonas deforestadas.
• En el océano Atlántico, entre los continentes de África y Sudamérica, se dibuja claramente a través de grietas el encuentro de la Placa Africana con la Placa Sudamericana, también es evidente la forma de la llamada Placa de Scotia entre Sudamérica y Antártida y parte de la placa de Antártida.

• Las placas tienen la conformación que observamos a partir del enfriamiento de la Tierra hace 26 millones de años, que ocurrió luego del impacto del asteroide en el Golfo de Yucatán hace 30 millones de años.

Hay una percepción subjetiva por parte del intérprete que expone esta imagen. Evidencia formas figurativas que evocan el perfil de un ser humano y luego hace un análisis del cual emergen conexiones que refieren a hechos científicos tanto como históricos, culturales y holísticos. El intérprete nació en 1983 en Bolivia, es artista, licenciado en diseño gráfico, con estudios en ciencias sociales y medicina alternativa, reside en el municipio de Samaipata, Bolivia.

Análisis Figurativo

Se ve el busto de un ser humano abarcando el océano Atlántico, figurando de perfil orientado hacia el oeste en dirección a Sudamérica. De nariz prominente, con la boca abierta y el ojo abierto mirando relativamente hacia arriba. Tiene una muesca en la frente. Un rayo entra en su cabeza desde la nuca.

EL AIRE
En las costas de Sudamérica y África, las aguas poco profundas tienen un color claro que evocan el color del cielo diurno, la atmósfera, por lo tanto “el aire”. (Curiosamente el aire que respiramos es generado únicamente en las aguas poco profundas por las cianobacterias o algas azules ref. wiki). Se lo observa rodeando la nariz e incluso entrando por ésta y por la boca, así como formando el rayo que sale de África y penetra hasta el centro de la cabeza. En la costa sudamericana esta figura celeste tiene forma animal, las islas Malvinas dibujan su ojo, la totalidad de la figura celeste asemeja a un ser marino.

EL AGUA
El Polo Sur dibuja la silueta de la garganta y la quijada, e incluso se proyecta hacia el interior de la boca. Curiosamente el agua dulce del planeta tiene su mayor concentración, 61%, en este continente.

EL PUNTO DE INFLEXION
El "codo de los Andes" se hace protagónico porque el coloso mira hacia allí. Un claro punto de quiebre, un momento importante dentro de una continuidad, se refiere a un punto de inflexión referente al ser humano y la vida del planeta Tierra.

LA MANO
El océano Pacífico evoca la forma de una mano cuyo pulgar que se introduce en la boca o bien se dirige hacia ella. Puede estar ayudando a comunicar un secreto o por el contrario a proyectar un grito.

EL TOCADO
El coloso lleva un tocado de forma romboide sobre la cabeza, los tocados tienen la función de protección o distinción, son expresiones culturales y artísticas. En las culturas preincaicas, por ejemplo el Señor de Sipán, y en las figuras toltecas y mayas se aprecia este tipo de tocados orientados hacia el frente. En las tribus Himba de Namibia se aprecia también creativos tocados que se asemejan y que son de su usanza hasta la actualidad.

EL RAYO
Una forma de raíz o rayo penetra desde las costas de África hasta el centro de la cabeza. Hay una prolongación de este rayo en tierra firme, que bien parece ser su punto de origen, es una mancha blanca que resulta ser el Salar de Etosha en Namibia. Curiosamente este salar se inunda cada dos a tres años y se llena de cianobacterias, que como ya fue mencionado son las algas que generan el oxígeno nuevo del mundo. El rayo impacta en el lugar donde estaría ubicada la glándula pineal (esta observación proviene del análisis anatómico).

EL TERCER OJO
En la frente del coloso, a la altura de Espíritu Santo en la costa brasilera, alineada a Minas Gerais, apreciamos una muesca, una seña particular que evoca al "tercer ojo" que en muchas culturas hace referencia al misticismo y espiritualidad y tiene ahora estrecha relación con la glándula pineal. Curiosamente en Minas Gerais es donde los payes (lideres espirituales indígenas) una vez al año realizan su gran congreso con la asistencia de sanadores y terapeutas alternativos de todo el mundo.

Análisis Artístico

Este personaje mira hacia su derecha y hacia arriba, señalando un futuro con intención de elevarlo. Posa su mirada en Sudamérica, hacia el mismo codo de los Andes, el salar de Uyuni, el Lago Titicaca, lugar de cruce de Andes, Amazonía y Chaco, donde dicen que se anida hoy el chakra corazón de la tierra.

Se trata de un hombre pues tiene la manzana de adán claramente marcada. Es de color azul, color que representa el aspecto psíquico, emocional, profundo, algo visceral y subyacente. Le habla al lado mental, al lógico, a su derecha, a su lado yang.

En la base tenemos a la Antártida, el color blanco que simboliza lo divino, la pureza, expresa así la naturaleza de su mensaje, el terreno sobre el cual erige su obra. Sobre la cabeza lleva un tocado azul que proyecta su psiquis hacia la mujer (ver página de La Mujer). Carece de cabellos, es anciano o atemporal, quizás de alguna tribu africana pues hay una conexión entre los peinados que llevan la tribu de los Himba en Namibia lugar de donde nace el rayo y donde se encuentra el Salar de Etosha*. No obstante el tocado se asemeja también a los tocados de oro del señor de Sipán, y a los tocados toltecas, lo cual remite a la sabiduría de los ancestros.

Lleva la boca abierta pronunciando un mensaje y aparenta ser un secreto o quizàs un clamor, ayudándose con la mano para decirlo, es posible que lo más extenso del mensaje se encuentre encriptado en el océano Pacífico que está en la dirección hacia donde habla y el cual luce cual un gran lienzo.

Se aprecia su tercer ojo abierto en medio de la frente, confirmando la naturaleza elevada del mensaje, y ésta señal se corrobora con el rayo que penetra desde su nuca y apunta al lugar donde yace la glándula pineal.

El verde en esta imagen nos habla de la naturaleza, dice que sí habrán frutos, el suelo donde caen las semillas de este acontecimiento es fértil y por lo tanto evidencia la funcionalidad de la misma.

Una serpiente o delfín se halla en las costas de Sudamérica, su ojo son las Malvinas. Dibuja la nariz y boca del coloso. Denota la conexión que existe entre el aire y la naturaleza animada, así también se asemeja al dibujo del Ouroboros. El Ouroboros es el símbolo de la serpiente con su propia cola en la boca y expresa la eternidad y la unidad de todo lo que existe. Así mismo el coloso aparenta estar con su propio dedo en la boca.

Análisis anatómico

Las grietas, las profundidades y elevaciones marinas, delimitan áreas que se pueden identificar con los lóbulos cerebrales como ser el Frontal, el Parietal con sus partes Motora y Sensorial, el Occipital, Temporal y el Cerebelo. También podemos apreciar la Médula, el Mesencéfalo y el Di-encéfalo en cuya parte posterior se encuentra la glándula pineal.

Conexiones

Al conectar ciertos hechos científicos y culturales podemos ver conexiones que nos permiten una lectura de los símbolos en esta imagen.
• El estado actual de las placas en esta precisa conformación data de 30 millones de años, coincide con la aparición de los homínidos.
• El coloso bebe agua del Polo. El agua bebible está en un ciclo constante tanto dentro de nosotros como en los bosques, pero en el polo sur está la mayor parte de ella (61%).
• El aire (costas de color celeste en la imagen) se dirige a la nariz, y resulta que el oxígeno gaseoso del planeta se genera en algas que viven en aguas de baja profundidad llamadas Cianobacterias.
• Del salar de Etosha se proyecta un rayo a la nuca. Etosha es una depresión que se inunda cada dos a tres años y se llena de cianobacterias, algas azules que generan el aire nuevo del mundo. Lo cual confirmaría la anterior asunción.
• Trazando una línea del salar de Etosha a través del ojo del coloso en cierto ángulo, se llega al salar de Uyuni en Sudamérica, ambos evidentes desde el espacio. Uyuni es un ecosistema en riesgo debido a la explotación de litio. El litio se usa para almacenar energía, ate cabos, el rayo de Etosha y la batería de Uyuni. La función que cumple Uyuni en el ciclo del agua es de suma importancia, gracias a éste es que las nubes que fueron exhaladas por los bosques Chaqueños, Chiquitanos y Amazónicos, se cargan de energía al llegar a él y luego viajan de vuelta hacia su lugar de origen y llueve en todos los ecosistemas, en especial en los bosques húmedos para luego retroalimentar a los organismos que crean oxígeno en el mar.
• El coloso tiene una muesca en la frente, simboliza el lugar del tercer ojo. Curiosamente el rayo de Etosha llega a la parte posterior de donde se ubica el Di-encéfalo y que es donde está localizada la glándula pineal, una glándula que es comúnmente relacionada a la espiritualidad y precisamente al tercer ojo.br>

Esta es una primera fase de evaluación y las relaciones halladas son sólo el principio de un estudio. Por ello es avezado lanzar conclusiones, no obstante me atrevo a sacar las mías y a compartirlas por motivos personales que responden a mi experiencia humana y a la coherencia de estos sucesos con mi propuesta creativa para beneficio de la sociedad y el medio ambiente.

Cuestionamiento

Se puede argumentar que el hallar patrones es una cualidad primitiva de supervivencia que hace que encontremos rostros con facilidad porque es un mecanismo instintivo de defensa. En la naturaleza por ejemplo, mariposas y arañas, así como otros animales, proyectan en sus pieles formas de rostros y ojos como mecanismo de autodefensa. Es un cuestionamiento totalmente válido pero que no invalida el hallazgo.

Al diseñar inteligencia artificial una de las primeras cosas que desarrollamos es el reconocimiento de patrones. Esta facultad es imprescindible para el aprendizaje. La inteligencia está de manera intrínseca ligada a reconocer patrones y a la comunicación. Hallar el uso de patrones en la naturaleza expresados en las pieles de manera involuntaria, de manera natural, a través de información genética, debe abrirnos a reflexionar. Pues si reconocemos que organismos sencillos tienen una inteligencia subyacente, inconsciente, que usa los patrones y el conocimiento de que otras especies les reconocen, quizás podemos reconocer esta misma inteligencia en ecosistemas, forman parte de la naturaleza a otra escala. ¿Podemos reconocer al planeta como parte de la naturaleza?. Esa inteligencia subyacente de la naturaleza que nos permite usar los patrones y reconocerlos se halla también en tierra. Encontramos que el mismo argumento de descrédito es también el que valida que esta forma es reconocible y que incluso puede tener una funcionalidad.

El segundo cuestionamiento ronda la cuestión de que somos seres que tendemos a darle sentido a los eventos, a crear historias para justificar sucesos inconexos a fin de tener certezas que nos brinden seguridad. Este es un cuestionamiento muy válido. La mente nos lleva a elaborar narrativas sobre nuestra propia vida y los sucesos que nos afectan. Refiere a una cualidad muy propia que sirve para acreditar por ejemplo a la ciencia, elaboramos pues una hipótesis, una narrativa con premisas y resultados esperados, luego realizamos experimentos para demostrarla. Lo hacemos con la prehistoria, la historia y los fenómenos y gracias a ello es que evidenciamos las conexiones que existen entre diferentes sucesos u objetos que resultan involucrados en un mismo fenómeno. Es otra vez más que un defecto una capacidad con la cual vamos develando los misterios de la naturaleza. Es cierto que puede llevar a conclusiones erradas o que ciertas historias son escritas con intenciones que desvían y tergiversan los hechos para beneficio del narrador.

La lectura de esta imagen por ello debe ser realizada por la mayor cantidad de personas desde sus propias y únicas perspectivas. La hipótesis que aquí se plantea se dio gracias a la observación de una sola persona quien la sustenta en hechos comprobados por la ciencia y en base a la cual genera una narrativa hallando una serie de conexiones. Éstas bien pueden ser acertadas o erróneas. Lo que sí es claro es que los seres humanos podemos reconocer con facilidad la figura humana en esa imagen y que los fenómenos citados son de conocimiento científico general.

Conclusiones

Es una manifestación de la inteligencia detrás de todo lo que existe, que aporta reflexiones sobre la unidad y complementariedad del ser humano, la naturaleza y la Tierra.

En ella hallamos una ratificación de lo que bien sabemos es más importante hoy para la humanidad y la vida en la Tierra.

Expresa que el ser humano es uno solo con el planeta, el aire y el agua. Nos insta a notar al codo de los Andes, los bosques de Chaco y Amazonía, el Salar de Uyuni, al fijarnos en ellos veamos cuán importantes son para la vida dada su relación con el agua y el aire.

Este es, para mí, un grito libertario por la unidad del ser humano, por la libertad de cuidar lo que es realmente valioso, de decidir sobre ello. Es un llamado por la salud mental, física y emocional del ser humano como parte del planeta y en ineludible relación al ciclo del agua y el aire. Señala la importancia vital de lo veraz e imprescindible que sólo se puede encontrar en la selva, en los bosques y ecosistemas, en la biodiversidad majestuosa de nuestro complejo organismo Tierra.

Hegel decía que el arte debe ser funcional. Como artista siempre tuve conflicto con pintar pues siento que con cuadros no se llega a aportar de manera útil a la humanidad. Sin embargo creo que esta obra de arte del universo tiene gran valor y puede inferir en el curso de la historia.

Esta obra es funcional, despierta interrogantes filosóficas y científicas. A quienes estamos abiertos a comprenderla nos insta a actuar de manera respetuosa con nosotros mismos, a recobrar el sentido de unidad, a comunicarnos y co-crear la realidad.

APÉNDICE

El ser humano y el conocimiento

Hoy es muy común el pensamiento o creencia de que todo está dado sólo por fenómenos caóticos y casualidades. Que no existe coherencia o intención, mucho menos inteligencia en la naturaleza. Es pues lógico y, pienso que lo que motiva este razonar, es que hemos perdido la fe en la especie humana y en su propia inteligencia, esto dada la devastación, la injusticia, los crímenes y las guerras, entre otras atrocidades y actitudes que hacen evidente el caos y la incoherencia en el humano mismo. Esto se acompaña de un futurismo trágico que es el que proyecta hoy en día la ciencia ficción.

Es válido recordar que la filosofía es el amor a la sabiduría y la ciencia es el estudio de todo fenómeno natural e incluso social. Cuando ambas disciplinas se vuelven serviles a las intenciones personales, tan humanas, riqueza y status, devienen en competencia política y competencia tecnológica. Entonces hay que observar cuáles son las preguntas que se formulan en ellas, a qué responden. Ambas disciplinas se pueden aplicar a brindar soluciones o comprender las cuestiones humanas, pero en nuestra experiencia sirven a los intereses de individuos y esto acentúa hoy toda crisis social y sus repercusiones ecológicas.

Es importante reconocer los descubrimientos y teorías científicas que tienen esa aproximación anatómica, seccionando y entendiendo las partes, sus funciones y sus relaciones, entre otros aspectos tan prácticos y funcionales. Reconocemos gracias a ello, mediante la biología, varios niveles: la partículas atómicas, átomos, elementos, moléculas, más adelante células, tejidos, órganos y los sistemas de órganos en un organismo, luego está la población, la comunidad, ecosistema y la biosfera. Es esencial reconocer al sistema “ser humano” como parte del complejo organismo Tierra. El concepto de biosfera se acerca a esta noción de la Tierra como un organismo complejo, pero secciona al factor biótico y abiótico como partes de un mismo objeto de estudio. Yendo un poco más lejos podemos reconocer el sistema solar al cual pertenecemos como planeta e incluso llegamos a visionar las demás concatenaciones que nos hacen parte del universo. Estas relaciones son estudiadas y hay grandes mentes haciendo sus hipótesis, teorías y los experimentos científicos para comprobarlas. Mi hipótesis es que el factor biótico quizás tiene otros límites que no hemos aún ponderado.

Otra percepción y el argumento

Mas esa aproximación anatómica de la ciencia es siempre motivada por la intuición y razonamiento del científico, una persona, con sus subjetividades, sus motivaciones e intenciones, con capacidad de reflexión, creatividad, imaginación, y, claro que sí, de gozo. Disfrutamos el atardecer, por más que se explique que los colores se dan por la convección de los rayos del… pero que agradable el sonido de las olas y espiar a los naranjas y rosas en amoríos sobre las efímeras escamas danzantes del mar. Las personas no funcionamos como la ciencia exacta, si bien también somos objeto en su estudio.

Esta otra aproximación, no anatómica, observa el fenómeno en su totalidad y en relación a los demás factores que complementan una realidad única en un momento sincrónico; Donde no se pretende extraer del fenómeno objetos que se preserven como leyes en el tiempo. Su observación no empuja a racionalizar al fenómeno, sino a comprenderlo en su irracionalidad, a sentir su efecto, a vivir la experiencia personal en carne o mente propia, y a expresar luego las metáforas que se acerquen más a estimular en los demás la lucidez que se tiene sobre ese hecho único y mutable que difícilmente se separa de la subjetividad en cuanto es experimentado e interpretado por un ser único y también mutable, perecedero.

Con esta introducción argumento que los ecosistemas, la biosfera, y el planeta en sí, están animados, de cierta manera vivos, dada su inteligencia subyacente, la cual sostiene las leyes que poco a poco develamos con el estudio a través de la ciencia, quizás resuene esto a Baruch Espinoza. Pero que intuitivamente también se llega a apreciar desde la experiencia subjetiva y la sensibilidad de los seres humanos. Creo que este hallazgo es una clave y que la morfología de la tierra es meritoria de ser de estudiada desde distintas perspectivas complementarias. Un análisis motivado por la capacidad del ser humano de interpretar cualquier fenómeno no solamente desde el punto de vista científico, sino también artístico, filosófico, religioso, histórico, personal, etc.

Artículos relacionados